viernes, abril 16, 2004

La ecuación de los gases perfectos.

Acabo de visitar de Marruecos solo para constatar que la ecuación de los gases perfectos, referida a moléculas que chocan en eterno y caótico conflicto, la Ley de Boyle, PV=P'V'=nrt resulta también, por lo común, exportable a los hombres. No me cabe duda que la fuente de los conflictos se encuentra básicamente en la diversidad, ya que los hombres no son autómatas, ni son uniformes ni son iguales (aunque el episodio de los dientes del dragón de los Arganautas, demuestra que en el caso de ser iguales, por medio de un factor exógeno, también se puede introducir el conflicto porque este se encuentra impreso en la propia naturaleza).

Esos choques, esas interacciones, anulan los esfuerzos y crean una fuerza en una dirección, la famosa mano invisible de Adam Smith, que pone orden en el caos perfecto utilizado como hipótesis para la definición de la ecuación.

Por eso las sociedades islámicas se han mantenido en relativa calma, porque no había factor exógeno, y su pensamiento intrínseco fatalista (ajeno al metodo científico y al espíritu dubitativo de los occidentales) tendía a amortiguar todo tipo de acción altisonante. Pero ahora la situación ha cambiado ya que hasta la chabola más humilde tiene una antena parabólica (les gusta más el mundo exterior que el propio, pese a que lo consideren impio), sí a ello se le añade una motivación de tipo trascendente a cualquier actuación, las posibilidades de que exista un conflicto se acrecientan.

Pero eso es una obviedad, lo que realmente me pregunto es como es posible que se hayan podido hacer con los resortes de nuestro submundo (esto es, por ejemplo, encontrar explosivos en una cantera de Avilés).

lunes, abril 12, 2004

Sobre los robots y el futuro del capitalismo

Robot
(Del ingl. robot, y este del checo robota, trabajo, prestación personal).
1. m. Máquina o ingenio electrónico programable, capaz de manipular objetos y realizar operaciones antes reservadas solo a las personas.


Me picó la curiosidad por saber qué tenía que decir la Academia al respecto y pongo aquí la definición, que, por inexacta, resulta curiosa: ¡parece que las máquinas nos quitaran el privilegio de trabajar con las manos!

Una vez vi un documental en televisión y allí presentaban una teoría, por lo menos, interesante. Sostenían que en el futuro el capitalismo se vería profundamente afectado por la robotización. Los robots, a diferencia de los hombres, nacen de un proceso de producción con sus respectivas plusvalías. Siendo la plusvalía excedente no pagado, y existiendo solo máquinas de las que otro ya extrae una plusvalía, se reducirían progresivamente los márgenes de beneficios. Vamos, cuestiones futuribles para ocupar una mañana de sábado, además de dar cierto insuflo a un marxismo que ya está de capa muy caída.

Por lo de Soylet Green, ¿era ésa la peli que protagonizaba Charton Heston? Me pareció mucho mejor de lo que me anunciaba la guía, sobre todo porque gana según van pasando los minutos. No se me había ocurrido pensar que sirvió de modelo para Blade Runner de Ridley Scott. Supongo que será por el retorno a la Edad Media y el ambiente de decadencia que se respira en la película. Por cierto, al parecer lo mejor de Blade Runner, el monólogo final, se lo debemos a la insistencia de su actor Rutger Hauer. Mi enhorabuena por ello y espero con esto haber despertado el interés del resto para que se anime a ver la película.

Buen fin de vacaciones y hasta pronto.

jueves, abril 08, 2004

RUR

Óliver: creo que debemos premiarnos por nuestra constancia.
De acuerdo en cuanto a la desobediencia civil. En general. Algún pelillo queda que no debemos ignorar. Democracia...¿liberal? En cuanto le ponemos apellidos a la democracia, aunque sea tan inocuo como ese, la chingamos. Porque, en este caso, ¿qué añade lo liberal a lo democrático? No sé, a lo mejor quiere usted decir democracia plus Estado de derecho. Otra redundancia. Pero es la única pelusilla.
Las máquinas. Precisamente Marx tiene páginas y páginas sobre tan apasionante asunto. Tiene usted razón, la plusvalía se extrae del trabajo humano. Pero, siendo realistas y hasta marxistas (que debe de ser una forma del hiperrealismo) lo importante ahí es el "trabajo"; no que sea "humano. Porque, ¿qué es la plusvalía? La diferencia entre el coste de la fuerza de trabajo y el valor del producto por encima de los costes de reproducción, parte de la cual (muy baja) va al salario y la otra (la del león) a los beneficios. ¿Y qué inconveniente hay en que sean las máquinas las que generen la plusvalía? Además, lo harían a la perfección porque no cobran salario, no tienen opiniones políticas, ni se sindican, ni se emborrachan, ni se manifiestan contra la guerra del Irak.
"Blade Runner", ¿eh? Eso de que el futuro será la lucha de los hs contra las máquinas estaba ya en "RUR" (Robots Universales Rosum), de Karel Kapek. By the way, ¿sabe de dónde viene la palabra "robot"? De "Rabot", que es "trabajo" en ruso. ¿Ve? Trabajo=robot=máquina. Y no le digo nada del fascinante tostonazo de "2001, La Odisea del espacio", donde el supercomputador HAL se rebela contra sus creadores. En el aspecto artístico/cinematográfico, "Blade Runner" copia a mansalva de "Soylent Green". Véala.

Salud.
RC.

... si un tiempo fuertes, ya desmoronados

Supongo que el bueno de Federico ataca al corazón de la cuestión y eso es lo que pretendía al salirle al paso al compañero Alfonso. Hay estrategias que sirven para vencer conflictos sólo en determinadas circunstancias y otras que se adaptan a más casos (en el caso de la guerra, si se es el más fuerte, me temo que siempre). Sinceramente no sé si la desobediencia civil será o no será la estrategia favorita del débil para vencer en conflictos futuros. De hecho me ha parecido curioso que de mis palabras se inteligiera que así lo creía. Me habré explicado mal. Lo que pretendía señalar es que la desobediencia civil es una estrategia más de victoria en un conflicto abierto.

Lo interesante es ahora ver en qué condiciones puede darse. Abría Alfonso la posibilidad de que la explicación para que se pudiera dar la desobediencia civil es la democracia. Creo que habría que ir algo más lejos y darle apellidos a la cuestión. La desobediencia civil me parece más una estrategia propia de democracias liberales y, si se me apura, del sistema representativo liberal. La desobediencia civil busca a través del ejemplo cambiar la postura de los gobernantes con respecto a tal o cual cuestión (generalmente de vital importacia como son la independencia de la India o los derechos civiles). Es un ejemplo claro de conflicto asimétrico.

La respuesta del desobediente se concibe únicamente desde la situación de "excluído del poder". Esto sólo se entiende conceptualmente (y se sólo se justifica moralmente) cuando existe una separación entre gobernantes y gobernados (ya sea en teoría o en la práctica). El desobediente civil no acata una norma que considera moralmente injusta y ello se entiende porque en definitiva es la única opción que tiene para influir en la decisión. Si el desobediente, digamos, "potencial" hubiera participado en la toma de decisión de esa medida, su desobediencia atacaría las bases mismas del sistema (¿quién podría distinguir entre oposición a una política y desobediencia a la misma?; y lo que es más importante, ¿cómo podría funcionar el sistema en el futuro si espera ser alguna vez mayoría?).

Por cuanto comenta sobre las máquinas, es gracioso que Federico levante la cuestión de EL conflicto del futuro justo cuando yo estaba viendo Blade Runner. Según el cineasta, el conflicto para el año 2019 será el del Hombre contra la Máquina, una trasposición del Creador contra su criatura. Siempre suenan alentadoras las palabras como las de Aristóteles que anuncian para un futuro tecnificado el fin del conflicto más básico para el ser humano que es el de su supervivencia diaria. ¡Que las máquinas trabajen para nosotros y nos mantengan bien alimentaditos! Ahora bien, y no sé si sería buena idea que David con su exposición sobre el marxismo me iluminara al respecto, ¿dónde quedaría la teoría de las plusvalías de Marx en un mundo tecnificado? Pues, si no recuerdo mal, el capitalismo se basa en las plusvalías obtenidas del trabajo, ¡pero del HOMBRE!

Por lo menos da qué pensar.
Saludos a todos, ahora que la familia parece que crece...

martes, abril 06, 2004

Bienvenido

Hola, don Federico. No es que esto esté muy animado así que se agradece su aportación. Muy bueno lo de Aristóteles y el reino de las máquinas. Eso de las máquinas nos ha fascinado siempre ¿no? En cierto modo, ¿que es el ser humano si no una especie de máquina, un "automaton" creado por Dios? Y luego llegaría la escuela de Descartes, Malebranche, que convertía en máquinas a los animales. No está claro que esa escuela tuviera el morro de predicarlo tb de los seres humanos; pero animales somos... Lo que me deja algo descolocado es eso de que el agua que sale del grifo salga "contra natura". Uno de los dos, usted o yo, tenemos una idea peculiar de la naturaleza. En mi opinión, el agua sale de los grifos, precisamente siguiendo las leyes de la naturaleza: la habilidad de la civilización consiste en beneficiarse del funcionamiento de las leyes de la naturaleza; no en contravenirlas.
¿Andanzas por Israel? ¿Patrullas en El Escorial? Yo tb anduve por Israel y me acuerdo de las patrullas en Hebrón, en las tumbas de los patriarcas. Nada nuevo bajo el sol. Estas de ahora, me malicio, nos las ha traído el habitual invicto caudillo.

Lo de la desobediencia es igualmente de sumo interés. Dice Óliver que no quiere establecer preferencias entre desobediencia y guerra. Naturalente: no es asunto nuestro. Pero, luego, la vislumbra en el futuro. Eso de darle futuro a las cosas es un modo de resolver litigios morales en el presente pareciendo que NO se hace. Ni quito ni pongo Rey, pero... Si algo tiene futuro, tiene ya mucho porque, situándonos en ese futuro que tiene y recordando que, para el común de los mortales cualquiera tiempo pasado fue mejor, ese algo será mejor que aquello con lo que compite. Por lo demás, un ejemplo que vale por mil palabras. Hace más de cien años que se escribió aquel delicioso texto que se llamó "La Eva futura", de contenido fácilmente imaginable. Estamos en el futuro de aquel libro. Pero Eva sigue siendo habitante del pasado.

Salud y meditación en Pascua.

lunes, abril 05, 2004

Mire los muros de la patria mia.....

Por fin he logrado, tras reiterados intentos, entrar en el mundo electrónico, y aprovecho la ocasión para saludar a todos.....e introducir un poco de polémica.
Leo sobre desobediencia civil, libertad, derechos, banderas..... pero ello solo es posible desde la seguridad, y creo que hemos dado por ciertos unos estandares demasiado altos: abrimos los grifos de nuestras casas y creemos con certidumbre y contra natura, que ha de salir agua. Tenemos tiempo libre, "schole", y por consiguiente progreso, probablemente a costa de terceros, y ese puede ser la raiz del problema. Aristoteles supedito el fin de la esclavitud a la llegada del reino de Cronos, donde las máquinas harían el trabajo de los hombre...y fue cierto con la llegada de la revolución industrial, aunque quizá ya ni las máquinas nos den lo que pedimos. El cascabel y el gato.
Ayer, me paseaba por el Escorial y vi patrullas de soldados como en mis andanzas por Israel, patrullas armadas que recuerdan lo que es la génesis de un conflicto, cuando se hablan simultaneamente dos lenguajes uno que considera lo dado como inalterable y otro que empieza a hablar otro lenguaje.
Lo esencial es invisible.

viernes, abril 02, 2004

¿Desobediencia Civil vs. Guerra?

No era mi pretensión desmerecer lo que la desobediencia civil ha logrado en el mundo. Lo que ocurre es que, si hemos de colocar en la balanza la influencia en la historia universal (o, mejor dicho, desde fines del XIX hasta hoy) de las guerras y la desobediencia civil, haciendo cálculos a ojo de buen cubero calculo yo que nos faltan unos cuantos añitos más para darle la importancia de futuro que le da Alfonso (y ojo que no estoy diciendo que no sea loable su defensa, ardiente incluso, de los defensores civiles, defensa que por otro lado comparto al diferenciar al "progre" apoltronado del verdadero desobediente civil). La cuestión es que son dos estrategias distintas para vencer en un conflicto y por ello interesantes. Por eso quiero lanzar la siguiente pregunta. ¿Podría decirse que en tanto que estrategias para la victoria comparten ciertas características desobediencia civil y guerra y que la desobediencia civil es el modo de ganar la guerra sin causar muertos al enemigo?

Comparto lo que se ha expuesto y reitero que deferder que "tal o cual es mejor" nos lleva a debates interminables, de ahí que lo que rebatiera es que ésa será la forma de resolución de conflictos del futuro. Ciertamente dependerá del momento y la relación política en la que nos encontremos. Y no estaría de más recordar que éste nuestro siglo no dista mucho por el momento del anterior, en que se hicieron más y las más cruentas guerras de la historia de la humanidad.

Únicamente, como en todo buen conflicto, sólo me queda decir que Alfonso empezó primero y la mía era legítima defensa... Por lo demás, bien podría dárse la razón a Aristóteles en que nuez y nogal comparten esencia común, del mismo modo que Aristóteles habría de concedernos que no es lo mismo cascar nueces que talar nogales. Y eso es lo que nos interesa en nuestro devenir, pues los nogales talados pocas nueces pueden dar.

Por último, el tema que levanta Alfonso es muy interesante y nos da pié a comentar un aspecto interesante: las condiciones en que la desobediencia civil, como respuesta a un conflicto (como estrategia para vencer al adversario, me refiero), es posible. Alfonso ya apuntaba bien la de la democracia. Cabría preguntarse si todo tipo de democracias pues no creo que las "democracias" populares estuvieran muy por la labor...

Creo que ando perdido. Óliver y Alfonso defienden causas propias y están enzarzados en una polémica sobre el alcance, creo de la desobediencia civil (de ahora en adelante, dc) que es tb la causa que defiende Alfonso. Me da que lo suyo no es defender tal o tal opción sino analizar cómo se producen en la realidad del mejor modo posible. Es el análisis lo que importa; lo analizado es, a todos efectos, indiferente, aunque uno sea luego, en su fuero interno, forofo del asunto. En tal sentido, eso de que la dc no ha hecho nada en los últimos 100 años es, creo, una pasada de 20 pueblos: ¿cómo se consiguió la poca o mucha igualdad de derechos civiles en los States? ¿Cómo se acabó con el servicio militar obligatorio en España? ¿Cómo se independizó la India? ¿Cómo llegó Mandela a ser presidente de la Unión Sudafricana? Creo que no son asuntos baladíes, pero ello tampoco me obliga a hacerme firme defensor de la dc.

En cuanto a la famosa distinción política/guerra, que tanto gusta a Óliver, si la una es continuación de la otra en ciertas circunstancias y la otra continuación de la una también en determinadas circunstancias, puede en efecto, encontrarse diferencias contingentes entre ellas, pero no esenciales, por la misma razón por la que hay muchas diferencias entre una nuez y un nogal, pero ninguna esencialsegún nos enseña Aristóteles, porque los dos son los dos.

Bienvenidos los dos nuevos contertulios, sobre todo el que viene pidiendo guerra al llevar el conflicto a la relación profesor/alumno. Vaya, vaya, ¿con que no estamos de acuerdo con esa imagen del profesor amantísimo pater familias que protege y ampara a sus polluelos los estudiantes? ¿O es que cada vez que aparece la figura del pater famlias, en la forma que sea, tenemos garantizado el conflicto?
Salud a tod@s.

jueves, abril 01, 2004

Hola Chavales...

Después de varios intentos fallidos...lo he logrado!
Será interesante compartir momentos con uds.
El conflicto siempre mueve pasiones. Y si a través de este canal creado por Oliver, podemos sacar provecho, me vais a tener mucho tiempo dándole a las teclas. De momento me disculpo por no entrar al trapo. Tengo (tenemos) montañas de papeles esperando que los leamos (formas sutiles de dominio, sometimiento profesor-alumno). Conflicto del cual espero estar más aliviado después del respiro de Semana Santa.
Hasta entonces...
Alb.